¿Cómo darle seguridad a tu baño para proteger a tus hijos?

Durante sus primeros años, nuestros niños tienen la curiosidad a flor de piel, les encanta escudriñar por todas partes, los objetos y espacios les llaman la atención ya sea por las formas, colores u olores que tienen. Pero lamentablemente su curiosidad no puede medir el peligro de todo lo que nos rodea y esto puede volverse potencialmente peligroso.

Nuestro hogar, que a simple vista puede no parecernos una amenaza, sí implica un riesgo para los más pequeños. Uno de los lugares que representan más peligro son los baños. Las caídas, intoxicaciones, heridas y quemaduras son algunos de los accidentes que se pueden suscitar en el cuarto de baño.

En Moen nos preocupamos por el bienestar de tu familia, por lo que te brindamos los siguientes consejos para que los pongas en práctica y crees un espacio más seguro ellos.

  • La vigilancia es un aspecto primordial ya que es demasiado fácil que un niño desaparezca de nuestra vista repentinamente. La regla de oro para evitar que existan accidentes en el baño es hacerlo inaccesible para los niños, a menos que estén supervisados por un adulto. Si necesitas hacer algo fuera del cuarto de baño es imprescindible que envuelvas a tu pequeño con una toalla y te acompañe, nunca lo dejes solo.
  • Mantén los aparatos electrónicos como secadoras de cabello, lámparas o máquinas de afeitar desenchufadas y fuera del alcance de los niños.
    • Aleja los productos y objetos de limpieza del baño de los lugares en los que el niño pueda agarrarlos. Trata de que estén en lo alto de las repisas del baño o si no bajo llave. Y en cuanto a los productos de aseo personal, elige los que sean aptos para niños y de igual manera mantenlos bien cerrados y distanciados.

     

    • Ya sea que vayas a bañar a un bebé o un niño pequeño, necesitas medir la temperatura del agua con el fin de prevenir quemaduras. Prueba el agua con tu mano para corroborar que está cálida, más no caliente. Y cuando tu hijo sea lo suficientemente grande para hacerlo solo enséñale esta práctica para que la realice siempre antes de bañarse.
      • Las caídas por pisos resbaladizos y aún dentro del baño son uno de los accidentes más comunes que existen en este espacio. Para evitar esto debemos mantener seco el piso del baño e instalar tiras antideslizantes que se adhieren al suelo del baño. Otra medida de prevención es colocar barras de seguridad para que el niño pueda moverse con más facilidad dentro de la regadera, sujetándose de esta para no caerse. Puedes optar por una barra Bath Safety de Moen, la cual posee hendiduras para dedos que dan una superficie de agarre más segura, así como un acabado que combina con cualquier estilo. Puedes ingresar a: http://bit.ly/2fl6Aj9Por último, cerciórate que todas las personas que vivan en la casa conozcan y sigan estos consejos para mantener un baño seguro y apto para los pequeños.