Renuévate en otoño

Generalmente con el inicio de otoño, que de acuerdo con nuestra geolocalización en el hemisferio norte comprende los meses de septiembre a noviembre, comenzamos la carrera por el cierre de ciclos tanto personales como profesionales, ya que se avecinan las festividades de invierno lo que para muchos significa renovación.

Sin importar el tipo de religión que se profese es importante hacer esos cambios que nos hagan sentir mejor. En mi caso esta época representa un encuentro conmigo misma y con mi parte espiritual la cual está representada por el año nuevo en la comunidad judía que generalmente se celebra en septiembre u octubre. Seguido del día del perdón, fecha en la que hacemos un ayuno desde una noche anterior y en el que reflexionamos sobre nuestros actos.

Pero no solamente el cuerpo y nuestra mente necesita limpiarse, nuestro hogar también requiere de una preparación para comenzar un nuevo año. Una de las cosas que más disfruto es compartir con mi familia estos rituales y que ellos puedan sentir esa calidez en mi hogar, para ello me gusta poner detalles que realcen la decoración de las diferentes habitaciones.

Por ejemplo, me gusta poner flores de cempasúchil, sus hermosas tonalidades en naranja y amarillo combinarán con los colores nuestros de mi casa, las coloco en lugares estratégicos como mesa del comedor, mesas para café, en el estudio, la sala y a veces en mi recámara, esto proporcionarán un toque de vida muy adhoc a la temporada.

Otra de las cosas que me gusta hacer es cambiar los cuadros del recibidor, el estudio y sala, tengo una colección de diversos artistas como Rodolfo Nieto, Jesús Rafael Soto, Rufino Tamayo, Francisco Zúñiga, entre otros, que van de acuerdo con el estilo clásico de estos espacios.

Algunas personas suelen tapizar sus pisos con alfombras, yo prefiero los acabados naturales de madera, material que equilibra el confort y la elegancia, con los cuales solo se necesitará un par de tapetes persa con mis colores preferidos vino y beige para mayor calidez.

En la recámara, cambiar las cortinas en tonos cafés, beiges o mostaza que no tengan una apariencia pesada dejarán pasar la luz natural por las mañanas y tardes, en la cama me gusta sentir las sábanas de algodón y para cubrirme del frío con un edredón de plumas de ganso en tonos marrones, me hacen realmente descansar.

El baño para visitas es muy clásico, por lo que solamente con agregar algunos adornos en amarillo, verdes militares u oliva en combinación con rojos quemados resaltarán mis accesorios en negro mate, así como mis muebles en tonalidades más claras.

Comenzar la renovación en familia antes en esta temporada previo al invierno, nos ayudará a que la temperatura de la casa vaya cambiando, además de enseñarles a nuestros descendientes la manera en la que se pueden compaginar los momentos de reflexión, la cultura y tradiciones o costumbres de nuestro país.

Por: Raquel Bessudo, maestra en historia de México y socialité mexicana.